pinza.es.

pinza.es.

Errores que debemos evitar al limarnos las uñas

Errores que debemos evitar al limarnos las uñas

Tener unas uñas bien arregladas y limadas es sinónimo de cuidado personal e higiene, pero en muchas ocasiones cometemos errores que pueden dañar nuestras uñas en vez de embellecerlas. En este artículo te explicamos los errores más comunes que debes evitar al limarte las uñas.

No utilizar la lima adecuada

Utilizar una lima inadecuada puede dañar nuestras uñas. Lo ideal es utilizar una lima de cartón o cristal, ya que estas limas son más suaves y no tienen el mismo efecto que las limas de metal o las de grano grueso. Las limas de metal pueden causar pequeñas roturas en la uña que pueden llegar a convertirse en fisuras y las limas de grano grueso pueden desgastar demasiado la uña.

Limar en ambos sentidos

El movimiento correcto al limarse las uñas es hacerlo siempre en la misma dirección, de esta forma se evita el daño en la uña y se consigue un acabado más uniforme. Limar en ambos sentidos puede causar descamación en la uña y debilitarla. Por lo tanto, se debe elegir un sentido y mantenerlo uniforme en todas las uñas.

No utilizar una base protectora

Utilizar una base protectora antes de aplicar el esmalte es muy importante, ya que ayuda a proteger nuestras uñas del contacto directo con el esmalte. Estas bases suelen incluir ingredientes que mejora la calidad de la uña y previene su quiebre y descamación. En definitiva, aplicar una base protectora asegura uñas más sanas y fuertes.

No limpiar la lima

Luego de cada uso, es recomendable limpiar la lima con agua y jabón suave para eliminar las impurezas acumuladas en la superficie. Si no se limpia adecuadamente, estas impurezas pueden arrastrase sobre la superficie de la uña en la siguiente aplicación y provocar su deterioro.

Limar las uñas mojadas

Limarse las uñas mojadas puede debilitarlas y causar su rotura, porque las uñas se vuelven más blandas y frágiles cuando están expuestas a la humedad, siendo más propensas a quebrarse o descamarse. Por lo tanto, antes de limarnos las uñas es recomendable esperar a que estén completamente secas.

No hidratar las uñas

Es importante hidratar nuestras uñas para mantenerlas saludables y evitar su descamación. Se pueden utilizar cremas hidratantes específicas para las uñas o simplemente aplicar aceite de oliva o aceite de almendras. De esta forma, nuestras uñas permanecen hidratadas y con un aspecto saludable.

Cortar las uñas en vez de limarlas

Cortar las uñas en vez de limarlas no es la mejor opción. Cortar las uñas puede provocar que se doblen y debiliten. Además, las uñas no tienen la misma forma por lo que, cortándolas, puedes acabar dañando y deformando la uña. Es mejor optar por la lima suave y limar las uñas para conseguir la forma deseada.

No respetar el tiempo de secado del esmalte

Es importante respetar el tiempo de secado del esmalte y esperar el tiempo necesario para que se seque por completo antes de realizar cualquier actividad que pueda dañar el acabado o que pueda dejar huellas en el esmalte. Si no esperamos el tiempo suficiente, el esmalte puede desprenderse rápidamente y puede dejar manchas en nuestra ropa o en las superficies que toquemos.

  • No utilizar guantes al realizar tareas domésticas y de jardinería
  • No evitar morderse las uñas
  • No mantener una alimentación saludable para nuestras uñas
  • No consultar con un profesional ante alguna irregularidad en nuestras uñas

En conclusión, limar las uñas es una tarea importante que forma parte de nuestro cuidado personal, pero es importante hacerlo correctamente y evitar estos errores para no dañar nuestras uñas y mantenerlas saludables. Además, para mantener unas uñas saludables y bellas es importante tener una buena alimentación, hidratarlas y protegerlas especialmente cuando se realizan tareas domésticas y de jardinería.