pinza.es.

pinza.es.

Trucos para usar esponjas de maquillaje

Trucos para usar esponjas de maquillaje

Trucos para usar esponjas de maquillaje

En la actualidad, las esponjas de maquillaje se han convertido en una herramienta esencial para lograr un acabado perfecto en nuestro makeup. Gracias a su versatilidad, estas esponjas pueden utilizarse para la aplicación de maquillaje líquido, en crema o en polvo. Pero, ¿realmente sabemos cómo aprovechar al máximo todas sus ventajas? En este artículo, te daremos algunos trucos y consejos para sacar el máximo partido a tus esponjas de maquillaje.

¿Qué tener en cuenta antes de empezar?

Lo primero que tendrás que tener en cuenta es que debes lavar tus esponjas de maquillaje antes de utilizarlas por primera vez. La lavadora de la ropa y la secadora no son suficientes, es necesario lavarlas a mano. En el mercado existen algunos limpiadores específicos para este tipo de herramientas, pero si no los tienes a mano, puedes usar jabón neutro y agua tibia. También es recomendable que limpies tus esponjas después de cada uso porque si no, acumularán bacterias y polvo.

Otro factor a tener en cuenta es la forma en la que aplicas el maquillaje. Un error común es aplicar demasiado producto directamente sobre la esponja en vez de ir aplicándolo poco a poco. Esto puede hacer que el maquillaje no se asiente correctamente sobre la piel y termine pareciendo demasiado recargado o irregular.

Tipos de esponjas de maquillaje

Antes de profundizar en trucos y consejos, es importante explicar las diferencias entre los diferentes tipos de esponjas de maquillaje que existen en el mercado hoy en día. A continuación, te presentamos los tres tipos más comunes:

1. Esponjas en forma de huevo

Estas esponjas son muy conocidas y seguramente las hayas visto en muchas imágenes de Instagram. Su forma en huevo permite llegar a las zonas más difíciles del rostro. También es importante destacar que debido a su forma, es posible utilizarlas para la aplicación de polvos sueltos.

2. Esponjas en forma de gota

Este tipo de esponjas son muy similares a las esponjas en forma de huevo, pero su forma es más alargada. La idea detrás de esta forma es permitir la aplicación de maquillaje en mayores cantidades en áreas grandes de la piel, como el cuello y el pecho.

3. Esponjas en forma de almohadilla

Por último, existen esponjas en forma de almohadilla. Estas esponjas son perfectas para suavizar y difuminar la aplicación de maquillaje líquido. Al ser más anchas que los otros tipos de esponjas, también son útiles para aplicar colorete o bronceador en polvo.

Trucos y consejos útiles

1. Humedece la esponja antes de su uso

Un truco muy útil antes de utilizar la esponja es humedecerla. De esta forma, la esponja es capaz de absorber menos producto de maquillaje, lo que significa que puedes tener un mejor control e ir aplicando poco a poco el maquillaje.

2. Utiliza la parte puntiaguda para zonas difíciles

Si utilizas esponjas en forma de huevo, debes saber que la parte puntiaguda de la esponja es perfecta para llegar a zonas más difíciles del rostro. Por ejemplo, alrededor de la nariz o los ojos. Tan solo necesitas aplicar una pequeña cantidad de maquillaje sobre la parte puntiaguda de la esponja y después aplicarla suavemente.

3. Difumina los bordes con una esponja limpia

Para que el maquillaje sea más uniforme, puedes difuminar suavemente los bordes con una esponja limpia. Solo asegúrate de que la esponja está limpia antes de aplicarla en la piel.

4. Utiliza diferentes esponjas para diferentes productos

Aunque es posible utilizar una sola esponja para cualquier tipo de producto, es posible que quieras considerar utilizar diferentes esponjas para diferentes productos de maquillaje. De esta forma, la durabilidad y la limpieza de la esponja puede ser mejor.

5. Prueba diferentes técnicas

Por último, no tengas miedo de experimentar con diferentes técnicas de aplicación con tu esponja de maquillaje. A veces, una sola esponja es más que suficiente para aplicar todo tu maquillaje, mientras que en otras ocasiones, puede ser más conveniente utilizar diferentes técnicas de aplicación.

Conclusión

No hay duda de que las esponjas de maquillaje pueden ser una herramienta muy útil en nuestras rutinas de maquillaje. Con una correcta limpieza y aplicación adecuada, pueden durar mucho tiempo y darte un acabado perfecto todo el tiempo. Desde la elección del tipo de esponja que más se adapte a tus necesidades hasta la aplicación con diferentes técnicas, sigue estos trucos y aprovecha al máximo tus esponjas de maquillaje.